29.9 C
Guadalajara
6 de julio de 2024
ESTILO DE VIDA

La escultura urbana y la política, aciertos y desaciertos en Jalisco

En los totalitarismos, edificar monumentos es una manera de demostrar poder, vanagloriarse y evidenciar un ego desmedido.

 

Por David Flores Bolívar 

Sabemos que Jalisco tambien es conocido como fuente de creación artísitica de talla y prestigio internacional, por lo que no sería difícil imaginar que los municipios de Jalisco ostentáran flamantes obras de arte y escultura urbana en sus parques, jardines, calles y avenidas, fácilmente podemos recordar piezas escultóricas en la ciudad que son un hito y referente, que nos representan una historia, un significado o simbolismo, una obra artística que logre transmitir un mensaje a quien quiera descifrarlo, mas allá de modas, gustos y cualidades estéticas.

El bolígrafo de Alfaro. Está ubicada en Pablo Neruda y está dedicada a los periodistas.

¿QUIÉN ELIGE LAS ESCULTURAS DE UNA CIUDAD?

La realización e instalación de esculturas urbanas en una ciudad corresponde a la administración pública en turno, es quien decide porqué, cómo, dónde y cuándo realizar e instalar esculturas y arte en una ciudad.

Toda la responsabilidad en estas decisiones es del gobierno, y también es su responsabilidad que dichas decisiones sean no solo de agrado y aceptación mayoritaria, sino de la conveniencia y utilidad para una ciudad, sus habitantes e intereses, debe obedecer a un proceso gubernamental de arte público, un proceso de aprobación por un comité integrado ex profeso, con especialistas en arquitectura, urbanismo y planeación, un consejo ciudadano del sitio de instalación, representantes de colegios, academias y universidades, titulares de gobierno en cultura, y/o ser concursado a la comunidad artística, transparente y  públicamente. Solo así se podría garantizar la aceptacion ciudadana mayoritaria, pero sobre todo el sentido de identidad y pertenencia, o sea, cualidades que debe tener una escultura pública.

 

LA ESCULTURA PÚBLICA COMO MEDIO

En la historia de la politica mundial, hay diversos personajes que han utilizado la escultura urbana como arma, herramienta o mensaje hacia su pueblo, recordemos al emperador romano Nerón y su estatua ególatra de rey sol, o los mastodónticos edificios en piedra y colosales monumentos de inspiracion romana que Hitler se mandó construir; o el muro de Berlin cuya construcción y destrucción son un parteaguas en la historia de la politica.

En los totalitarismos, edificar monumentos es una manera de demostrar poder, vanagloriarse y evidenciar un ego desmedido, y aunque podríamos seguir enumerando asombrosos ejemplos de monumentos urbanos que quedaron como vergüenza de la historia, también hay monumentos y esculturas que se han transformado en importantes atracciones turísticas de su país, como la popular estatua de la libertad, regalo de Francia a los EE.UU O la Torre Eiffel, símbolo tecnológico de la revolución industrial, además de numerosos y afortunados ejemplos de esculturas y monumentos urbanos que son utilitarios y funcionales, siendo puentes, antenas, miradores, fuentes, etc., incluso los hay como alternativas de solución a la problematica energética mundial, existen instalaciones urbanas que mediante movimientos corporales o una interacción fisica del peatón producen energia eléctrica.

Los cubos, el legado de Fernando González Gortázar.

ARTE PÚBLICO EN JALISCO

En Jalisco contamos con un patrimonio de arte público muy variado y rico, desde la fundación de la ciudad, pasando por la modernidad y llegando hasta hoy día podemos observar y apreciar piezas originales que construyen la fisionomía y carácter de nuestra ya cosmopolita ciudad.

Son conocidos por todos los jalisciences, hitos urbanos representados por piezas como La Torre de los Cubos de Fernando González Gortázar, el Pájaro Amarillo de Mathias Goeritz o La Fuente de la Hermana Agua también de Fernando González Gortázar, todos en el lado poniente de la ciudad.

Pero también siendo observadores y críticos podemos darnos cuenta de lo que se ha dejado de hacer y que para la mayoría de los ciudadanos pasa desapercibido, los errores y los derroches que suceden en la escultura pública con una politica equivocada.

 

APRENDER DE LOS ERRORES

En Jalisco, podemos tomar solo tres ejemplos, aunque usted amable lector se que sabrá de otros más:

Los Arcos del Milenio, obra del escultor chihuahuense Sebastián, autor que ha logrado colocar 50 piezas de gran formato en prácticamente toda la República Mexicana, siendo unas más afortundas que otras, los tapatios tenemos que conformarnos con una obra inconclusa por mas de 20 años y carente de las singulares virtudes de su autor.

Otros ejemplos mas actuales, son la colocacion de dos piezas escultóricas, “Árbol Adentro” ubicada en paseo Alcalde a unos metros de la Catedral de Guadalajara y “Las Tres Gracias” ubicada en el camellón de Lázaro Cárdenas a la altura de la calle Fuelle.

La escultura urbana se refiere a obras de arte tridimensionales que se encuentran en espacios públicos urbanos, como parques, plazas, calles y edificios. Estas obras de arte pueden ser de cualquier tamaño, desde pequeñas esculturas hasta instalaciones monumentales. La escultura urbana puede ser comisionada por el gobierno, instituciones culturales, organizaciones sin fines de lucro o incluso por individuos. Mientras que escultura pública es un término más amplio que se refiere a cualquier obra de arte tridimensional que se encuentra en un espacio público, ya sea urbano o rural. A menudo se instalan en lugares como parques, plazas, jardines, edificios públicos, hospitales y escuelas. Las esculturas públicas también pueden ser de cualquier tamaño, desde pequeñas piezas hasta monumentales.

En general, tanto la escultura urbana como la escultura pública tienen la intención de mejorar la calidad del espacio público y agregar valor cultural a la comunidad. Ambos tipos de escultura pueden ser de cualquier estilo, desde clásico hasta contemporáneo, y pueden estar hechos de una variedad de materiales, incluyendo piedra, metal, madera, vidrio, cerámica y materiales reciclados.

La naturaleza y diseño de la escultura urbana, siendo colocada en la via publica debe ser hecha para precisamente interactuar con el público, con el peatón, con el turista, y no tener que ponerle protecciones y vigilancia para que nadie se acerque o la toque, como erróneamente sucede con piezas colocadas en sitios públicas.

El pájaro de fuego de Matías Goeritz.

MONUMENTOS UTILITARIOS

Los monumentos utilitarios son aquellos que tienen un propósito específico en la vida urbana y que pueden servir a diferentes fines. Estos monumentos y esculturas obedecen a las necesidades y crisis que viven las ciudades actuales y pueden ser estructuras como puentes, túneles, estaciones de transporte, edificios gubernamentales, hospitales, entre otros. Sus fines dependen del contexto urbano y social en el que se encuentran como puede ser: proporcionar servicios públicos, como transporte, energía, agua potable, atención médica, educación, etc., existen numerosos ejemplos de utilidad en monumentos, como la Torre Eiffel ser antena de comunicaciones y mirador, la Estatua de La Libertad es un museo con locales comerciales y mirador, y así encontrar numerosas piezas utilitarias en muchas ciudades.

Tener estas virtudes es mejorar la eficiencia urbana, preservar el patrimonio histórico, añadiendo valor cultural y estética a la ciudad, por lo que es fundamental tener en cuenta estos fines al planificar y elegir la infraestructura urbana para satisfacer las necesidades de la sociedad.

Por lo tanto se aplaude fuerte se hagan plazas, andadores, jardines, monumentos y esculturas, pero que se hagan bien, los monumentos y esculturas de una ciudad deben tener una utilidad y ser costeadas con el menos gasto presupuestal posible, con materiales reciclados o incluso que produzcan energía, con paneles solares, artefactos de interacción con el público, poder ser miradores y estaciones de vigilancia policial, tomas de carga eléctrica, tener información turística, ser ciclopuertos, ser sanitarios públicos, casetas de primeros auxilios, ágoras y graderías, tener usos lúdicos o juegos infantiles, o de menos alguna curiosidad o sorpresa como elementos dinámicos o movibles, cambios de colores o texturas, con símbolos o mensajes que logren el sentido de pertenencia e identidad con los ciudadanos, colocación de esculturas o monumentos públicos con utilidad e interacción con la gente.

 

EL PALOMAR…

50 AÑOS DESPUÉS

Ejemplo de que no se aprende de los errores es el monumento “El Palomar” recién construido y ubicado justo en medio del cruce de Av .Alcalde y Libertad, que aunque se ostentó a medios de comunicación como obra consensuada con colegiados, expertos, y hasta familiares del extinto autor el Arq. Luis Barragan, carece por completo de los fundamentos, conceptos e ideales que el propio autor había destinado para ese monumento, “El Palomar” fue planeado en 1970 y dibujado para ser colocado en el ingreso del fraccionamiento privado campestre “El Palomar”, sitio lógico para una obra de esta naturaleza, y no 50 años después colocarlo forzadamente, intemporal y falto de entorno, en el Centro Histórico de Guadalajara, tapando, obstruyendo y destruyendo un histórico eje visual barroco con las siluetas coloniales y barrocas que solían ser parte de los majestuosos perfiles de nuestra ciudad. Se bloqueó el magnífico eje visual donde ayer se veía Catedral, y los templos de San Francisco de Asís y Aranzazú.

 

LAS TRES GRACIAS DE GARVAL;

BELLA OBRA EN LUGAR INADECUADO

“Las Tres Gracias” ubicada en el camellón de Lázaro Cárdenas a la altura de la calle Fuelle. La primera es una obra que por sus dimensiones y detalle se puede apreciar fácilmente al paso de la velocidad de un auto, podría estar en un camellón de avenida, y no como “Las Tres Gracias”, piezas que se encuentran inaccesibles a la apreciación peatonal al detalle de su manufactura, tomarse una simple selfie implica atravesar la avenida Lázaro Cárdenas, además la riqueza de sus piezas en bronce han sido vandalizadas y robadas por la falta de control y vigilancia de la zona donde se eligió instalarla. Una pieza burda y carente de texturas o detalles es para verla de lejos y una escultura muy detallada y con texturas es para verla de cerca. Entonces donde la pregunta obligada es ¿bajo qué criterios de expertos se toman estas desiciones?

 

 

POST RELACIONADOS

José María Morelos y Pavón, los sentimientos de la nación

Legisladores de México

Morelos muestra a oaxaqueños el despotismo español y sus abusos

Legisladores de México

El italiano que seduce con obras maestras clásicas

Legisladores de México

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más