29.9 C
Guadalajara
10 de julio de 2024
ESTILO DE VIDA

“Soy un artista que crea imágines inexistentes en la realidad”

 “El arte es una obsesión, por eso no se ven artistas jubilados, viven en una búsqueda constante”

 

Por Héctor Díaz(*)

Con poco más de 30 años, el joven artista Miguel Escobar ofrece una propuesta figurativa madura, sus pinturas seducen a una reflexión profunda.

Su corta trayectoria es digna de admiración:
Segundo discípulo latinoamericano del noruego Odd Nerdrum; amigo cercano del colombiano David Manzur.
Exposiciones en galerías internacionales como Arcadia Contemporary en Nueva York, Corey Helford en California, Verduyn en Bélgica, Ramfjord en Noruega, Altro Mondo en Filipinas, Duque Arango en Colombia. Este 2023 se integra a HECTOR DIAZ Gallery en Jalisco.
Obras en colecciones permanentes como el Museo Europeo de Arte Moderno en Barcelona, el Museum of Contemporary Art en Sicilia, la Colección del Banco de la República y el Museo de Arte de Caldas en Colombia.

La tremenda obsesión de artistas y galeristas por el arte es positiva, te permite conocer personas con el mismo nivel de búsqueda, aún sabiendo que nada es perfecto pero sí perfectible cuando se sigue adelante. Así conocí a Miguel, nos cruzamos en el camino e inmediatamente reconocimos una visión compartida.

A través de esta entrevista,exclusiva para Legisladores de México pretendo compartir su historia, su camino, su pensar, a manera de homenaje. Es para mí un honor conocerlo, escucharlo, representarlo.

“Nunca pienso en mis obras con palabras, siempre en imágenes”, expresa el artista Miguel Escobar Uribe en entrevista para Legisladores de México.

“Las obras de arte están abiertas a múltiples interpretaciones y a elementos más abstractos que no se pueden explicar, como sublimarse por el rojo de un cuadro o la textura de una escultura, es algo que de acuerdo a la persona y su sensibilidad una obra no le produce lo mismo a otra”.

“MI OBRA HABLA POR SÍ MISMA”

 ¿Quién es Miguel Escobar?

Soy un artista que crea imágenes inexistentes en la realidad, lo hago porque no podría de otra forma, incluso con palabras no podría explicar mi trabajo.
Creo más en una obra que habla por sí misma, dejando que el espectador la termine y/o interprete de acuerdo a su propia sensibilidad y vida, así como a sus conocimientos de arte e historia.

Busco traspasar el tiempo, el buen gusto, que cada cuadro tenga vida propia.

¿Cómo fue tu infancia?

Nací en Manizales, una ciudad de aproximadamente 600,000 habitantes, se siente más un pueblo, todavía no hay museos ni galerías; mientras crecía nunca estuve rodeado de arte o vi algún interés en algo artístico, la primera vez que fui a un museo fue cuando me fui a estudiar a Buenos Aires, Argentina, cuando tenía 18 años.
La familia de mi papá y mamá se han dedicado a la ganadería y agricultura.
Fue una infancia en las casas de campo de las fincas familiares.

¿Qué estudiaste?

Diseño gráfico en Buenos Aires, pero nunca fui por mi título de diseñador.
Desde que llegué a Argentina empecé a dibujar y pintar, no fui muy apasionado por el diseño, siempre estuve pintando.
Me atraía más la escultura, pero por espacio y materiales empecé dibujando ya que solo se necesita papel.
Después estudié Dibujo en la Angel Academy of Art en Florencia, Italia, fundada por uno de los discípulos de Pietro Annigoni, el famoso pintor Florentino.
Estando en Florencia le envíe una carta con tres de mis pinturas a Odd Nerdrum, me aceptó y me fui a vivir a Noruega para ser su discípulo y asistente.
Desde los 24 años estuve en contacto con uno de los grandes pintores colombianos, David Manzur. Hemos tenido una gran amistad, me dio la oportunidad de entrar a su estudio y ver cómo hacía todo, así como de tener charlas que me formaron e influenciaron mucho conceptualmente.
Después hice algunos estudios con Vincent Desiderio y Steven Assael.
Me siento autodidacta, lo que he hecho es observar a estos grandes maestros, aprender y absorber lo que me interesa.

“EN MI CABEZA SIEMPRE ESTÁ EL ARTE”

¿Cuáles son tus pasatiempos?

La pintura me quita todo el tiempo, no tengo pasatiempos, en mi cabeza siempre está el arte aunque no esté en mi estudio.
Nunca he tenido ningún pasatiempo, puede que haya empezado la pintura como un “pasatiempo” paralelo a la universidad, pero inmediatamente la superó y desde ahí se volvió mi profesión, siempre me lo he tomado muy seriamente.

Después de encontrar la pintura no he buscado ningún pasatiempo, porque el arte abarca tanto que es infinito lo que se puede hacer siendo artista, no solo es pintar, hay miles de cosas que enriquecen la vida de un artista.
Soy un gran consumidor de historia del arte, más que todo visualmente.

El cine es algo que me inspira y encanta, probablemente sea lo que más se acerque a un pasatiempo.

¿Por qué decidiste ser artista?

Siempre me gustó el arte, nunca pensé en otra alternativa, creo que el arte lo escoge a uno, es una especie de obsesión y necesidad.
David Manzur siempre me ha dicho: “Un artista no se hace, un artista nace”.
No sé si un artista decide ser artista, pasa en muchas profesiones, la vida misma lo va llevando a uno por su propio interés hacia un camino en especial, eso siempre me ha parecido muy curioso.

Nací en una familia donde no había ningún interés por el arte, ningún libro de arte, nunca tuve ninguna experiencia cercana al arte, y aún así tenía esa curiosidad y sensibilidad que es como empieza todo.
El familiar artista más cercano que tengo es el gran arquitecto Simón Vélez, aunque él piense que no es artista, para mí sí lo es, arquitecto y artista, admiro mucho lo que hace.

Si no fueras artista ¿a qué te hubieras dedicado?

Creo que algo relacionado con el arte, arquitecto, cineasta o fotógrafo.
Es una pregunta muy difícil, lo he pensado pero nunca he tenido una respuesta certera, sería algo relacionado con arte pero realmente no sabría.

“ME INSPIRA LA HISTORIA DEL ARTE”

¿Quién o qué te inspira?

Las personas que quieren hacer lo mejor, aquellos que dan todo por su pasión, por ejemplo el chef Francis Mallmann, el arquitecto Simón Vélez, el fotógrafo Tim Walker, el diseñador de moda Ralph Lauren, por nombrar algunos. A veces me siento muy inspirado por grandes personas que están fuera de lo que yo hago, pero por algo son muy buenos en lo que hacen, lo dan todo por su profesión, ese tipo de personas, sin importar a qué se dediquen, me inspiran muchísimo, me llenan de energía.
Me inspira la historia del arte, artistas del pasado y del presente, como mi maestro David Manzur, así como Nicola Samori, Manolo Valdés, Cecily Brown… la lista de artistas sería interminable.

Algunos de mis compositores favoritos son Hans Zimmer y Serguéi Rajmáninov.

¿Cuál es el estilo que te caracteriza y por qué éste?

La figuración. Nunca pienso en mis obras con palabras, siempre en imágenes.
En mi obra hay elementos reconocibles, sin embargo nunca se podría ver en la realidad,
dejo espacio para que los espectadores interpreten las pinturas desde su propia experiencia, sensibilidad y conocimiento respecto al arte y la historia.
Dentro de la figuración puede estar desde un Claudio Bravo hasta una Cecily Brown.
Soy admirador de la pintura abstracta, de las instalaciones, de los Performance -especie de teatro-, todas las formas de arte me inspiran.

¿Qué mensaje quieres dar con tu arte?

Prefiero que el espectador interprete. Muchas personas me cuentan sus interpretaciones y es algo que nunca había pensado.
No pienso en mensajes específicos, cuando se quiere dejar un mensaje muy claro quizá la forma más clara sería escribir; las obras de arte están abiertas a múltiples interpretaciones y a elementos más abstractos que no se pueden explicar, como sublimarse por el rojo de un cuadro o la textura de una escultura, es algo que de acuerdo a la persona y su sensibilidad una obra no le produce lo mismo a otra.

Si no fueras tú y vieras tu obra, ¿qué pensarías?

Se me hace imposible desvincularme de mi obra y dar una opinión de que pensaría viéndola por primera vez.
Gozo mucho lo que está fuera de mi trabajo y aún así entiendo, por ejemplo el cine, siempre estoy viendo la luz, el encuadre de la cámara, el movimiento, todo ese tipo de herramientas que tiene el cine que no muchas personas perciben, el director y las personas involucradas en la película o serie no lo gozan tanto como el espectador y más si tiene un ojo sensible.

“EL ARTE ES UNA OBSESIÓN”

¿Cuál ha sido tu mayor dificultad en la industria del arte y cómo lograste superarla?

El trabajo más importante del artista está en su estudio, ahí nace una obra o una idea. Cada día que entro a mi estudio tengo cosas por solucionar, muchas veces me toman días, meses o años.
Cada obra es volver a empezar de cero.
El arte es una obsesión, por eso no se ven artistas jubilados, viven en una búsqueda constante, siempre hay algo nuevo, o una dificultad que resolver.

¿Cuál ha sido tu mayor satisfacción en la industria del arte?

Dedicarme a esta profesión es una satisfacción permanente.
Nunca he trabajado en algo distinto a mi profesión, siempre tengo mucha curiosidad de los trabajos de los demás, de preguntarles horarios, qué hacen, tratar de comprender sus trabajos.
Una de mis grandes satisfacciones fue una carta y un libro que me envío Jamie Wyeth, conserva la misiva en un lugar estratégico para que me de energía extra; Nerdrum alguna vez me dijo: “Al lado de su cama, tenga algo para cuando se despierte lo inspire a empezar el día con energía”.

¿Cuál es tu meta como artista?

Hacer una gran obra.
Tratar de dar lo mejor en cada trabajo, realmente es lo que queda de un artista, una secuencia de tentativas tratando de dar lo mejor en cada una.

¿Por qué tu trabajo aporta algo nuevo al arte?

Esa es la búsqueda constante, estando en vida es imposible responder, el tiempo lo dirá.

Todo es muy relativo para un artista: su época, donde vive, si es conocido o no… todo esto juega un papel para que una obra de arte quede en la historia o pueda ser valorada por cientos de años después. Caravaggio y Vermeer fueron olvidados tiempo después de sus muertes, ahora son parte de la historia del arte sin duda alguna.

“LO QUE QUEDA EN LA HISTORIA ES EL ARTE”

¿Por qué el arte es importante en nuestra vida?

El arte nos eleva, nos lleva a otra parte, es una experiencia.
El artista siempre está en la búsqueda, cree que nunca es suficiente.
El espectador sensible es tocado por la obra, es el que más la puede apreciar.
Si analizamos la historia, lo que queda y se mantiene de los seres humanos son las artes: pintura, escultura, arquitectura, música…

¿Un artista hace una obra o una obra hace a un artista?

Ambas, es una lucha entre artista y obra.
El artista empieza la obra, en el proceso, la obra hace al artista, por dificultad, por ir más allá.

¿Se requiere locura para ser artista?

No, creo en la pasión obsesiva, en la búsqueda constante, se requieren éstas, y creatividad, la locura no ayuda.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere ser artista?

El arte es tan enorme que un consejo quedaría corto, pero la pasión, el trabajo y la búsqueda son buenas herramientas.

EL LEGADO DE UN ARTISTA SON LAS OBRAS

¿Cuál consideras que será tu legado?

Creo que un artista no habla de su legado, el tiempo lo dirá. El legado son las obras.

¿Cómo te gustaría ser recordado?

Por medio de mi obra, el artista es un medio.
Recordamos artistas del pasado por sus obras, cuando pensamos en ellos, pensamos en sus legados.

 

(*) Héctor Díaz, Fundador y Director de HECTOR DIAZ Gallery.

POST RELACIONADOS

El papel del arte en la construcción de identidades nacionales

Legisladores de México

Redefiniendo los espacios artísticos, vanguardia en el arte

Legisladores de México

Bando de Miguel Hidalgo para la abolición de la esclavitud

Legisladores de México

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más