29.9 C
Guadalajara
24 de julio de 2024
OPINIÓN

Periodismo por la paz

Y SI PLATICAMOS

Por Francisco Junco

En un México cada vez más convulsionado por conflictos y divisiones, desaparecidos, ejecuciones, etcétera, sin duda alguna, el periodismo desempeña un papel crucial en la construcción de sociedades más pacíficas y equitativas, y es que, en este contexto, a principios de junio en Guanajuato se realizó el Primer Encuentro Iberoamericano de Periodismo por la Paz.

Durante tres días intensos, periodistas, académicos y expertos en comunicación de toda Iberoamérica se dieron cita para intercambiar ideas, experiencias y mejores prácticas en torno a la construcción de la paz a través del periodismo.

El evento, organizado por Somos Iberoamérica Periodismo por la paz A.C. (SOIPAZ), tanto su presidente, Jorge Robledo Vega y la directora del evento, Eréndira Saldaña, lograron crear un espacio invaluable para el diálogo y la reflexión sobre el papel de los medios en la promoción de la paz, donde una de las principales conclusiones que surgieron del encuentro fue la necesidad de un periodismo comprometido con la verdad y la imparcialidad, que pueda ayudar a la construcción de la paz.

Jorge Robledo de SOIPAZ, explicó que la idea surgió cuando un grupo de periodistas que decidieron tomar acción más allá de las redacciones y trabajar para crear mensajes de paz en la región de Iberoamérica, países unidos con una misma lengua, organizaron este encuentro internacional, que contó con el apoyo y alianzas internacionales como Naciones Unidas o la Secretaría General Iberoamericana y los representantes de los medios de comunicación.

En el encuentro se tuvo la oportunidad de escuchar las experiencias de líderes y activistas internacionales de la talla del ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana, uno de los principales impulsores de firmar los acuerdos de paz con la guerrilla en su país; a la activista iraní, Shirin Ebadi, premio Nobel de la Paz 2003, por su lucha incansable por la paz en Irán, así como a los destacados periodistas, Alberto Peláez y Pablo Latapí, ambos corresponsales de guerra, también al periodista chileno Gonzalo E. Cáceres, cofundador de Deutsche Welle TV en Alemania, entre otros.

Entre los asistentes a este encuentro, se vio a la senadora Alejandra “La Wera” Reinoso, quien realiza una gran labor en la construcción de la paz, con su proyecto de “Embajadas por la Paz”, que lleva a cabo en Guanajuato, y que dos o tres estados ya están replicando. También se vio a Carlos Medina Plascencia, ex gobernador de Guanajuato o a la presidenta del PAN Jalisco, Diana González y un gran número de periodistas y reporteros de todo el país.

En un contexto donde abundan la desinformación y las noticias falsas, los participantes enfatizaron la importancia de verificar los hechos, contrastar fuentes y presentar información precisa y rigurosa. El periodismo de calidad, basado en la ética y la responsabilidad, se erige como una herramienta vital para fomentar la paz y la reconciliación.

Otro tema clave, discutido en el encuentro, fue el papel de los periodistas como agentes de cambio social. Los ponentes destacaron la importancia de abordar temas sensibles, como la violencia, la desigualdad y la exclusión, y dar voz a las comunidades y grupos marginados.

Los periodistas Alberto Peláez, Grecia Carrillo, Pablo Latapí, Gonzalo Cáceres, Sofía Villalobos y Jorge Robledo, así como la activista iraní Ryma Sheermohammadi, quienes participaron en el panel Periodismo por la paz en Iberoamérica, concluyeron que, sí se puede lograr un México mejor, en paz y tranquilidad, pero es trabajo de todos, la participación es lo que forma sociedades fuertes, y las sociedades fuertes hacen mejores países, entonces la pregunta es cómo hacemos una sociedad fuerte, yo creo que con información.

“Hoy, (los periodistas) se convierten en voces de la paz, en palomas mensajeras que llevan el mensaje de todos y todas. Todos somos responsables de contribuir en una cultura de paz”, señaló, Jesús Oviedo Herrera, secretario General de Gobierno de Guanajuato.

El periodista y corresponsal de guerra, Alberto Peláez, en su intervención sostuvo que la presencia del periodismo en el tema de la paz es muy importante, porque “los periodistas somos fiscalistas, somos auditores y generamos conciencia y nos convertimos en el vehículo entre lo que está pasando y la sociedad”.

“Y que podemos expresarnos con libertad, generando conciencia con responsabilidad para que podamos hacer entender a la gente que hay un mundo real, que es donde vivimos, pero que hay un mundo, aún más real, que es en donde a miles de personas que no tiene acceso a lo que nosotros, no nos olvidemos que vivimos en pequeños microcosmos”, apuntó el periodista.

Ryma Sheermohammadi, en su ponencia, señaló que, los periodistas tienen “un papel muy importante” para ayudar a que se respeten los derechos humanos y las distintas culturas del mundo, para lograr, con esto, esa paz de la que se está hablando.

Grecia Carrillo, agregó que los periodistas deben ser “muy conscientes” de como mandar los mensajes, ya que pueden causar pánico o tranquilidad, “debemos tener mucho cuidado, para que la gente lo pueda escuchar” y procesar los mensajes.

“Cuando están de por medio los derechos humanos, alguien tiene que levantar la voz, y que mejor que sea a través el diálogo. Lo más importante, nosotros como periodistas, es el poder servir a la comunidad y el poderse poner en el lugar del otro, la empatía. Nosotros podemos generar ese cambio de que siempre podemos dialogar con el otro, independiente de la cultura, pero siempre con el respeto de ser tolerantes, para poder ser agentes de cambio”, agregó.

En tanto, el periodista Pablo Latapí, aseguró que, aunque en México se está viviendo una guerra muy fuerte, la cual calificó como una verdadera invasión del crimen organizado, hay esperanza para lograr un mejor lugar, porque al final “los buenos somos muchos más”.

“Cuando vemos que alguien está haciendo algo positivo, nos dan ganas de hacerlo, se contagia y se crea una energía, que le llaman buen vibra, cuando hay buenas acciones. Esto está más que demostrado”, y propuso, lo que se llama “wifi-mocional”, donde se hagan acciones positivas como hábito, entre los vecinos, compañeros, amigos y así poder están “blindado contra la delincuencia”.

Explicó que la paz es de todos los días, es una construcción de convicción personal, y como periodista, es mayor el compromiso, ya que se convierten líderes de opinión exitosos, pero deben estar aderezado de congruencia.

El Primer Encuentro Iberoamericano de Periodismo por la Paz, convirtió a Guanajuato en el epicentro de la construcción de la paz, fue un punto de partida para una mayor colaboración y acción conjunta entre los profesionales de la comunicación. Los desafíos son grandes, pero también lo son las oportunidades para construir una sociedad más justa y pacífica a través del periodismo comprometido.

Pero al final, no sólo periodistas o políticos, son los responsables de la construcción de la paz, somos todos en el rol que nos toca desempeñar, tenemos que contribuir a la suma de la paz, pero al final esa es mi opinión, usted amigo lector que opina… y si platicamos de este tema, escríbeme a mi correo fjuncon@gmail.com

 

POST RELACIONADOS

La propuesta del presidente de reforma al Poder Judicial

Legisladores de México

Los revolucionarios del whatsapp

Legisladores de México

Las cuentas alegres y las encuestas

Legisladores de México

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más