29.9 C
Guadalajara
24 de julio de 2024
OPINIÓN

Luis Donaldo Colosio Riojas: no es una marca, en un proyecto de vida y nación

UNO DE NOSOTROS

Por Francisco Juárez Piña

Colosio no es una marca como afirman reconocidos consultores encumbrados en su propio marketing personal y comercial. En realidad Colosio Murrieta y Colosio Riojas, han logrado una ecuación contemporánea de arraigo social, más allá de un “storytelling” -(narración de una historia) como le llaman ellos- que refleja una posibilidad real, auténtica y no de ficción y pose como alientan y afirman los “grandes consultores”, son símbolo de ejemplo de vidas, perseverancia, coraje, posibilidad de cambio y hacer la diferencia en la cosa pública y en las marañas del poder; pero también logran transmitir -insisto, de manera real no comercial y justo ahí su gran enganche social- perseverancia para afrontar las situaciones complejas, serenidad consigo mismo y sus círculos cercanos, y lo más interesante insistir en querer un México mejor.

Lo que hace interesante a la próxima decisión de competir o no por la presidencia de la República al actual alcalde de Monterrey, es que tenemos ante nosotros a un político experimentado y a una persona de valores y determinación.

En lo privado ¿se imaginan el dolor de perder a su padre y madre a temprana edad? ¿Vislumbramos el valor, fuerza y perseverancia en afrontar mencionaba circunstancia, sobrellevarla y ahora estar en la antesala de dirigir un país? Pff, algún día quisiera conocer -aunque no nos incumbe lo privado- quién se hizo responsable de la continuidad en la responsabilidad e instrucción educativa y valores de hogar.

La gran hazaña la han logrado juntos aún en la distancia terrenal, conjugarse para seguir transmitiendo actualmente a dos generaciones distintas, una gran esperanza de que en lo público las cosas de una vez por todas se puedan hacer mejor y ser preámbulo de un cambio y nueva era política. Así lo demuestra un día sí y al otro también, el alcalde de Monterrey, al reivindicar los ideales y principios de su padre, pero lo más importante, constructor de su propio porvenir y legado.

Qué se queden con su andamiaje anacrónico, viejo e indiferente sistema de partidos, ese que ha sido ajeno a la desgracia y desigualdad social. Ese sistema que se ha inmiscuido y asociado con el crimen hasta el tuétano y tiene a nuestro país sumido en la más grande crisis de violencia e inseguridad. Ese que rehuye a competir en elecciones y que no legisla por moratoria y conveniencia propia. Qué se queden con su irresponsabilidad, omisión, falta de capacidad e imaginación.

Lo que hace interesante a la próxima decisión de competir o no por la presidencia de la República al actual alcalde de Monterrey, es que tenemos ante nosotros a un político experimentado y a una persona de valores y determinación, que no han logrado deslumbrar, ni involucrar en el mundo de trampa y traición de los partidos políticos, y se ha forjado -y ganado- su propio lugar en el escenario político nacional, -el mismo ha mencionado no estar afiliado a ningún partido-.

!Qué nadie le diga qué es muy joven e inexperto¡ y menos quienes vociferan mediante este sistema desleal y exclusivo de partidos, desde el letargo y desenlace político del mismo y de sus trayectorias (todos quienes así lo afirman han pasado por varios partidos y posiciones y su edad rebasa los 60 años) quienes pretenden seguir imponiendo y limitando el potencial y proactividad de nuestra generación.

Por lo que proponemos la siguiente vía:

1- “Plan P” de pueblo, que contenga una reforma política que de vida a un nuevo vehículo electoral, esto, mediante una iniciativa popular institucional y de facto, es decir, si no la discute y aprueba el congreso de la unión, entonces utilizamos la vía independiente.

2- Reunamos las firmas necesarias de la iniciativa popular 0.13% del padrón electoral, alrededor de 120 mil y paralelamente escuchemos y recabemos las propuestas de la gente de a pie que nutran esta reforma y sumen propuestas a la agenda nacional.

3- Pongamos a prueba a los partidos una sola vez en su vida, que muevan sus fichas para aprobar la iniciativa en el congreso y a la par aprovechen, se renueven y cambien.

El pan de Marko y García luna; el pri de alito, chong y sus entrañables amigos del pasado y presente; chuchos y dantes; todos ellos necesitan de Luis Donaldo Colosio Riojas y el grueso del pueblo, no al revés.

 

POST RELACIONADOS

Los niños tamagotchi

Legisladores de México

CLAUDIA SHEINBAUM: Respuesta prudente e inteligente a agravios

Legisladores de México

Los revolucionarios del whatsapp

Legisladores de México

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más