29.9 C
Guadalajara
24 de julio de 2024
OPINIÓN

El fosfo fosfo y la frivolidad como estrategia política

LOS JUEGOS DEL PODER

Por Gabriel Ibarra Bourjac

“Yo hago política distinta, no tengo tik tok, no bailo (…)
A lo mejor soy de otra época”: Enrique Alfaro.

“Ayer que vi el anuncio de Samuel García desde Nuevo León destapando a Jorge Álvarez como candidato a la presidencia de México, no lo podía creer. En una mesa con botana y cerveza, el gobernador se asumía como líder de nuestro movimiento y nos dictaba instrucciones sobre el camino a seguir. Quienes usan la idea de lo nuevo para disfrazar lo absurdo, los que nos metieron en el callejón de la banalidad, el callejón de la no política, no son los líderes de este proyecto, ni mucho menos del movimiento social, que construimos en Jalisco”.

“Si ese es el camino que la dirigencia nacional decide tomar, allá ellos. Les tocará decidir a quienes hoy representan a nuestro proyecto en Jalisco qué hacer al respecto, porque en esa decisión se juega el futuro de nuestro estado”.

“En lo que a mí respecta, mi postura es clara: toda mi vida luché contra las imposiciones y contra las burocracias partidistas y así seguiré hasta el último día de mi vida, aún retirado de la política. Lo que te queda al final del camino es tu dignidad y tu congruencia, y eso no pienso sacrificarlo”.

Eso es lo que expresó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, a propósito de la forma de hacer política en estos tiempos del dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado; de Samuel García, gobernador de Nuevo León y su esposa Mariana Fernández, aspirante del partido naranja a la alcaldía de Monterrey que han encontrado en la frivolidad el elemento para convertir ahora a Jorge Álvarez Maynez en el candidato presidencial buscando el apoyo de la generación de jóvenes votantes.

Ese es el choque que hoy se vive en Movimiento Ciudadano, la disputa entre dos visiones de partido, el de la política, las propuestas y el de la frivolidad, de la antipolítica. La visión de Jalisco frente a la visión de Monterrey que representan la influencer Mariana Rodríguez y el gurú Rafael Valenzuela.

El gurú de esta estrategia de comunicación es Rafael Valenzuela, cabeza de Euzen Consultores quien envió desde su red X un mensaje que bien pudiera ser para Enrique Alfaro: “Hybris es la enfermedad del poder. Saca lo peor de las personas, alimenta la arrogancia, la desmesura, justifica los excesos, consume y deforma hasta dejar irreconocible al mejor de los seres humanos”.

La estrategia para posicionar a Jorge Álvarez Maynez es presentarlo diferente a los llamados políticos tradicionales, impulsándolo a través de las plataformas Tik Tok e Instagram, mostrándolo como lo antipolítico, lo anti-solemne, con el derecho a la ligereza, como bien lo describió el analista Jonathan Lomelí.

En el lanzamiento de Álvarez Maynez el impacto que tuvo en redes es de 10 millones de personas, sin embargo, es un político desconocido, toda vez que únicamente lo identifican 2 de cada 10 personas.

Hemos escrito sobre el empobrecimiento de la política lo que estamos viviendo hoy con este manejo de estrategias, donde poco o nada importa el fondo, lo que se vende es lo exterior, con el entendimiento que las nuevas generaciones que se informan a través de las redes no les importa la sustancia, lo que ven es el exterior, lo estético.

Mi opinión sobre Jorge Álvarez Maynez es que es un político inteligente, con buena preparación para el debate, es crítico del sistema, pero sin el carisma de Alfaro, de Colosio y de Samuel García.

Pienso que Enrique Alfaro hubiera sido un muy buen candidato presidencial, ya que como opositor y crítico es muy bueno, que es diferente a ser gobernador, su carácter y pasión lo hacen ver muy convincente, sin embargo las diferencias que tuvo con Dante no le permitieron la oportunidad de que su sueño se llevara la realidad, después de la lucha de casi cinco años que dio para encabezar a la oposición; Luis Donaldo Colosio Riojas, presidente municipal de Monterrey, quien era el mejor posicionado y el preferido de Dante no quiso entrarle, convencido de que no era el momento para ser el abanderado, mientras que Samuel García había aceptado el desafío, pero decidió declinar cuando  no pudo dejar sucesor que le cuidara la retaguardia en la gubernatura de Nuevo León.

Dante Delgado soñó con la idea de que Marcelo Ebrard fuera el candidato presidencial, que sin duda hubiera sido el mejor, pero el ex canciller no quiso romper con Andrés Manuel López Obrador y la 4T.

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, en su obra “La civilización del espectáculo” en 2012 refiere a lo que “es la banalización de la cultura, la generalización de la frivolidad y, en el campo de la información que profiere el periodismo irresponsable de la chismografía y el escándalo”.

Eso es lo que estamos viviendo hoy, la política como espectáculo, los candidatos como actores, ejemplo de ello es Samuel García, quien llegó a la gubernatura con el slogan de “fosfo-fosfo”, cuyo mensaje es lo nuevo; la frase es de Mariana Rodríguez, la influencer a quien le adjudican el triunfo de su esposo y ahora ella va por la alcaldía de Monterrey.

Vamos a ver qué resultados obtienen con la estrategia de “fosfo-fosfo”, el Tik Tok y el Instagram que se ha apoderado del partido naranja y que cuestiona Enrique Alfaro con esa frase de “disfrazar lo absurdo”, los que han metido a Movimiento Ciudadano en el callejón de la banalidad, el callejón de la no política, no son los líderes de este proyecto, ni mucho menos del movimiento social, que construimos en Jalisco”.

Ese es el choque que hoy se vive en Movimiento Ciudadano, la disputa entre dos visiones de partido, el de la política, las propuestas y el de la frivolidad, de la antipolítica. La visión de Jalisco frente a la visión de Monterrey que representan la influencer Mariana Rodríguez y el gurú Rafael Valenzuela, que presume en sus redes los premios internacionales de haber ganado el Galardón  en 2023 de Mejor Estrategia Gubernamental al recibir el “Reed Latino Awards” en san Miguel Allende y el Premio de Mejor Estrategia Electoral que les entregaron en Panamá en 2022.

Alfaro y Valenzuela fueron aliados políticos en el pasado, pero algo pasó en el camino que provocó el rompimiento entre ambos con consecuencias de tal magnitud que el choque de trenes entre Alfaro y Dante se lo adjudican al hoy asesor de cabecera de Samuel García, cuyo gran desafío lo significa hoy Jorge Álvarez Maynez a quien lo van a convertir en un producto de mercadotecnia, pero sin el carisma de Alfaro, Colosio y Samuel. ¿Le funcionará?

Vamos a ver qué alcance tienen las estrategias de la antipolítica y la banalidad que se proyecta impulsar con este político zacatecano que irrumpe en el escenario electoral  bajo la crítica de ser el instrumento del gobierno de la 4T para dividir el voto opositor que beneficie a la doctora Claudia Sheinbaum, haciendo Movimiento Ciudadano el papel de esquirol del partido en el gobierno.

 

POST RELACIONADOS

Marcelo Ebrard y los timoratos

Legisladores de México

La alianza es un Titanic: Dante Delgado

Legisladores de México

La propuesta del presidente de reforma al Poder Judicial

Legisladores de México

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más