29.9 C
Guadalajara
6 de julio de 2024
OPINIÓN

Ebrard: Un arma de doble filo

EL GABINETE DE CLAUDIA SHEINBAUM

Por Iván Arrazola

Hay una frase tradicional en el deporte que dice lo importante no es cómo se empieza sino cómo se acaba, con el gabinete que empieza a formar Claudia Sheinbaum sucede lo mismo, en este momento las primeras designaciones han sido recibidas con beneplácito, pero lo importante será cómo termina cada uno de los miembros su encomienda cuando concluya el sexenio.

Es un momento especial el que vive la virtual presidenta electa, Claudia Sheinbaum, después de los primeros días de turbulencia por el contundente triunfo de su partido que la llevó a ganar la presidencia y la mayoría en el Congreso, que generó incertidumbre en los mercados por los cambios constitucionales que se podrían dar, parece que por fin le llegó la calma y empieza a tomar el control de la situación.

En este momento Sheinbaum vive lo que se conoce coloquialmente como la luna de miel con el electorado, las primeras decisiones sobre su gabinete han sido recibidas con beneplácito e inclusive esto se ha visto reflejado en la economía, con el anuncio de quien será su próximo secretario de Economía vino una apreciación del peso, que dejó a la moneda mexicana en una buena posición, cercana a los 18 pesos por dólar.

Muchos señalan el cambio en las formas respecto a López Obrador, se señala que con Sheinbaum prevalecen los perfiles técnicos y de un perfil más alto. En parte esto se debe al propio discurso que promovió López Obrador cuando formó su gabinete, cuando señaló que para él lo importante era la honestidad y la lealtad y no tanto el conocimiento en el ramo. Pero a pesar del discurso, López Obrador tuvo funcionarios con buen perfil como el recientemente fallecido Carlos Urzua, que prefirió abandonar el gabinete que someterse a los caprichos del presidente.

Pero López Obrador eclipsó prácticamente a todo a su gabinete, todos los secretarios manejaron un bajo perfil, con excepción de Marcelo Ebrard al inicio del sexenio, que se convirtió en el principal protagonista en la relación con Estados Unidos y la tensa relación que se vivió en un principio con Donald Trump. Fuera de ese cargo López Obrador decidió en qué momento se iría cada uno de sus secretarios y prácticamente todos se fueron por la puerta de atrás, pocos se refirieron de forma negativa al presidente y aceptaron su renuncia.

En el caso de los nombramientos hechos por Sheinbaum, el que sin duda más llama la atención es el de Ebrard, que fue el único de los precandidatos que se opuso al triunfo de Sheinbaum en el proceso interno en Morena.

Se ha señalado a partir de este nombramiento la capacidad de Sheinbaum para poder cohesionar al partido y colocar a personas de alto perfil, sobre todo en un proceso tan complejo como la renegociación del TMEC.

Pero también dicha designación se puede ver como una estrategia de control político por parte de la virtual presidenta electa, aplicando una de las reglas de Maquiavelo que dice “mantén a tus amigos cerca, y a tus enemigos más cerca aún”, es claro que Sheinbaum podría utilizar esta posición en el gabinete para congelar a Ebrard, sobre todo en una secretaria que en los últimos años ha perdido fuerza y ha sido intrascendente, aunque Ebrard tiene experiencia en el área diplomática, su hombre de confianza para los asuntos exteriores será Juan Ramon de la Fuente.

En caso de que Ebrard tenga intenciones de ser candidato presidencial en el 2030 y pretenda ganar protagonismo, Sheinbaum puede tener en sus manos el control del futuro político de Ebrard, al congelarlo en esta secretaria y sobre todo si su papel es poco relevante, Sheinbaum se quitará un peso de encima ya que según la tradición política mexicana es el presidente o en este caso la presidenta la que controla el proceso sucesorio en su partido.

Pero también habrá otro factor que pesará y es una pregunta que se seguramente se le hará a Marcelo Ebrard, si renunciará definitivamente a sus aspiraciones presidenciales después de quedar corto en 2012 y en 2024, si Ebrard es ambiguo en su respuesta seguramente generará desconfianza en Sheinbaum lo que podría forzar su salida del gabinete. Una negociación exitosa de Marcelo Ebrard del T-MEC podría catapultarlo como un potencial candidato, una mala renegociación lo podría enterrar políticamente.

Será muy importante para Sheinbaum definir de cara al futuro la manera en que manejará su gabinete, ya que de ahí saldrán las y los potenciales candidatos a sucederla en el 2030, los estilos cuentan, López Obrador fue el gran protagonista y no dio espacio para que alguno de sus secretarios brillara por encima de él, la pregunta es si Sheinbaum cambiará de estilo y permitirá mayor autonomía de su equipo o terminará controlando todo como lo hizo su antecesor.

 

POST RELACIONADOS

¿Logrará Xóchitl dar la sorpresa?

Legisladores de México

El beneficio de la duda a Claudia Sheinbaum

Legisladores de México

La mafia del poder: ¿Disparate o con algo de cierto?

Legisladores de México

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más